De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX
Noticias, análisis, documentos sobre la Iglesia católica, a cargo de Sandro Magister, Roma
. - Judíos - Islam - Iglesias orientales - China - India - Cuba - Movimientos católicos - Arte y música'; document.getElementById('menutext').style.paddingLeft='0px';" class="" onmouseout="ClearMenu();" style="text-decoration:none">Focus . Quiénes somos
Adicolor Blanco Mixcolororiginals En Mexico Adidas Dfmujer 1uTJclKF3

De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX

Es Vito Mancuso, en un libro de gran éxito, recomendado por el cardenal Martíni. Para el autor, no hay pecado ni redención, sino que el hombre se salva por sí mismo. Después de meses de silencio, el doble alerta de las autoridades vaticanas. Aquí presentamos los textos íntegros

por Sandro Magister




ROMA, 8 de febrero de 2008 – En un mismo día de este mes que se inicia, "L'Osservatore Romano" y "La Civiltà Cattolica" – el órgano oficial de la Santa Sede y la revista controlada línea minuciosamente y en detalle por la secretaría de estado del Vaticano – han demolido por partida doble un libro que se ha convertido en un caso editorial, teológico y eclesial, en Italia y también fuera de ella.

El libro es "L'anima e il suo destino [El alma y su destino]", de Vito Mancuso. Ambas críticas demoledoras han sido divulgadas por las dos conocidas publicaciones al mismo tiempo, el 2 de febrero, día en que se celebra litúrgicamente la fiesta de la presentación de Jesús.
De Nike 8 Zapatilla Mujer Comprar Downshifter L3jR54A
En pocos meses, "L'anima e il suo destino" ha tenido siete ediciones y ha vendido en Italia 80.000 copias, lo cual es muchísimo para un libro de teología.

Vito Mancuso, de 46 años, casado y con hijos, enseña teología moderna y contemporánea en la Facultad de Filosofía de la Universidad San Raffaele, de Milán, un ateneo privado sin vínculos oficiales con la Iglesia. Ha obtenido el doctorado en teología en la Pontificia Universidad Lateranense. Su tesis, patrocinada por el presidente de la Asociación Teológica italiana, Piero Coda, se convirtió en su primer libro: "Hegel teologo e l'imperdonabile assenza del Principe di questo mondo [El Hegel teólogo y la imperdonable ausencia del Príncipe de este mundo]", publicado en 1996 y juzgado favorablemente – al igual que el siguiente texto, de 2002: "Il dolore innocente. L'handicap, la natura e Dio [El dolor inocente. La desventaja, la naturaleza y Dios]" – por teólogos serios y de ortodoxia segura, como lo son don Gianni Baget Bozzo y Bruno Forte. Éste último es miembro de la comisión teológica internacional, organismo que acompaña a la vaticana congregación para la doctrina de la fe, y ha sido ordenado obispo en el 2004 por el entonces cardenal Joseph Ratzinger. Ahora está a cargo de la arquidiócesis de Chieti y Vasto y preside la comisión de la conferencia episcopal italiana para la teología y la cultura.

Y precisamente en la edición de "L'Osservatore Romano" del 2 de febrero, es justamente el propio arzobispo-teólogo quien critica a fondo el último libro de Mancuso.

Su conclusión es lapidaria: "No es teología cristiana sino 'gnosis', es decir, la pretensión de salvarse por sí mismo".

Pero al abrir el libro, los numerosos lectores que han adquirido "L'anima e il suo destino" encuentran el prólogo de otro arzobispo de gran fama, el cardenal y jesuita Carlo Maria Martini, quien recomienda vivamente la lectura del mismo libro, a pesar que advierte en este texto ideas "que no siempre coinciden con la enseñanza tradicional y a veces con la oficial de la Iglesia".

Y de este modo el cardenal prosigue, dirigiéndose familiarmente al autor:

"Será difícil hablar de estos argumentos sin tener en cuenta cuanto has dicho con penetrante valentía. […] También los que consideran tener puntos de referencia muy sólidos pueden leer tus páginas en forma fructífera, porque al menos serán inducidos o a poner en discusión sus certezas, o serán llevados a profundizarlas, aclararlas y confirmarlas".

Martini no dice cuáles son los puntos que se alejan de la doctrina católica.
De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX
Pero tanto "L'Osservatore Romano" y "La Civiltà Cattolica" ponen claridad total en el tema. Según esta última revista, los dogmas "negados" o "vaciados" en el libro son "casi una docena". Y todos de primera magnitud.

En "L'Osservatore", Bruno Forte no se queda atrás. Él ve disueltos los dogmas del pecado original, de la resurrección de Cristo, de la eternidad del infierno y el de la salvación que viene de Dios. La tesis del libro es que el hombre se basta a sí mismo y se salva por sí, a la luz de su sola razón.

Mancuso, quien se profesa católico, es consciente del terremoto que ha provocado. Pero su programa declarado es justamente el de "refundar" la fe cristiana. En un artículo publicado el 22 de enero en el diario "il Foglio" ha rechazado también el dogma de la creación y la doctrina de "Humanae Vitae" sobre la anticoncepción. A esta última doctrina le ha opuesto el siguiente argumento:

"Es necesario afrontar la realidad por lo que ella es, no por lo que se querría que fuese, y la realidad es que las relaciones sexuales son practicadas largamente fuera del matrimonio y a partir de edades cada vez más tempranas".

A esto le ha replicado en el mismo diario don Baget Bozzo, en otro tiempo admirador suyo:

"Querido Vito, ¿qué sentido tiene llamarse todavía teólogo, si no es para simplemente comercializar el producto, cuando se tiene una concepción tan baja de la teología?".
Trace Solar Adidas Red Olive Propheretrace zSpMVUq
Más abajo, en esta página, se publican ambas recensiones, inmediatamente una después de la otra, aparecidas en "L'Osservatore Romano" y en "La Civiltà Cattolica". La segunda tiene por autor al jesuita Corrado Marucci, profesor de exégesis bíblica en el Pontificio Instituto Oriental.

Del caso no se ha ocupado directamente la congregación para la doctrina de la fe, por cuanto Mancuso no tiene vínculos institucionales con la hierarquía ni enseña en una universidad de la Iglesia.

Pero el temor era que el silencio de las autoridades de la Iglesia alimentara la idea que las tesis del libro serían inocuas o inclusive apreciables, ofrecidas para una disputa fructífera, tal como lo recomienda el cardenal Martín en su prefacio.

"L'Osservatore Romano" y "La Civiltà Cattolica" han roto el silencio y proporcionado una notable indicación sobre lo que es conforme o no a la doctrina católica y al método correcto de hacer teología.

Una teología que en Italia, en el último año, no sólo no ha producido un solo discutible éxito editorial como "L'anima e il suo destino", sino tampoco una obra maestra de inteligencia de la fe, como el ensayo titulado "Ingresso alla bellezza [Ingreso a la belleza]", de Enrico Maria Radaelli.
Especiales Cortez Cloth Personalizado Rojo Mujer Nike Zapatos Oxford NO8nmwv0
Una obra maestra sobre la cual www.chiesa deberá volver pronto.

__________


Retorno de la Gnosis y lenguaje consolador

De "L'Osservatore Romano" del 2 de febrero de 2008

por Bruno Forte

De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX


"Salva tu alma". En el lenguaje de la fe, esta expresión antigua tiene un sentido que aparece cuestionado radicalmente en el libro de Vito Mancuso, "L'anima e il suo destino [El alma y su destino]" (Milano 2007). El volumen ha suscitado un debate vivaz, abierto por la misma carta del cardenal Carlo Maria Martini, publicada como inicio del libro y que – aunque con gran tacto – habla con claridad de "varias discordancias [...] sobre diversos puntos".

El autor se había hecho conocer y apreciar desde su primera obra, publicada con el sugestivo y emblemático título de: "Hegel teologo e l'imperdonabile assenza del Principe di questo mondo [El Hegel teólogo y la ausencia imperdonable del Príncipe de este mundo]" (Casale Monferrato, Piemme, 1996). Se trata de un libro significativo, atravesado por una lúcida crítica al monismo hegeliano del Espíritu y por una dramaticidad que, en contra de Hegel, confirma el desafío inexorable del mal que devasta la tierra, precisamente en su rostro diabólico e insondable.

También otros ensayos de Mancuso mantienen viva esta tensión que se condensa en páginas profundas, en las el autor aborda el misterio del dolor inocente o sondea las profundidades sanadoras del amor. También a causa de estas premisas, el libro sobre el alma ha suscitado en mí un sentido de profunda incomodidad y algunas objeciones fuertes, que adelanto en el espíritu de ese servicio a la Verdad al que todos estamos llamados.

De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkXLa primera objeción se refiere a la fuerza del mal y del pecado. Mancuso no duda en afirmar que el pecado original sería "una ofensa a la creación, un insulto a la vida, una puñalada a la inocencia y a la bondad de la naturaleza, a su origen divino" (p. 167). Es verdad que el intento declarado por el autor no es el de "destruir la tradición", sino "refundarla" (p. 168), buscando vincular "la bondad de la creación y la necesidad de la redención". Desde este punto de vista, el pecado original no sería otra cosa que "la condición humana que vive de una libertad necesitada, imperfecta, corrupta, y que por esto tiene necesidad de ser disciplinada, educada, salvada, porque si nuestra libertad no se disciplina puede tener una oscura fuerza destructiva y hacernos precipitar en la turbulencia de la nada" (p. 170).

La explicación no convence: ¿Cómo se plantea en definitiva en ella el drama del mal, la fuerza del pecado? Kant ha afirmado con un rigor diferente la seriedad del mal radical: "la lucha que todo hombre moralmente predispuesto al bien debe sostener en esta vida, bajo la guía del principio bueno y contra los asaltos del principio malo, por más que se esfuerce no puede pretender una ventaja mayor que la liberación del dominio del principio malo. La ganancia suprema que puede obtener es la de llegar a ser libre, 'ser liberado de la esclavitud del pecado para vivir en la justicia' (Rm 6, 17-18). Sin embargo, el hombre queda también expuesto siempre a los ataques del principio malo, y para conservar la propia libertad, constantemente amenazada, es necesario que él permanezca siempre armado y dispuesto a la lucha" (Immanuel Kant, "La religión dentro de los límites de la mera razón").

Como ha observado Karl Barth, "lo que asombra no es que el filósofo Kant tome seriamente en consideración el mal en general [...], sino el hecho que él hable de un principio malo y, en consecuencia, de un origen del mal en la razón, es decir, de un mal radical" ("La teologia protestante nel XIX secolo", Milano 1979, 338). Tornar inútil el pecado original y su fuerza activa en la criatura significa trivializar la misma condición humana y la lucha con el Príncipe de este mundo, lo que precisamente Mancuso había reivindicado contra el optimismo idealista de Hegel.

La consecuencia de estas premisas es la disolución de la soteriología cristiana. Si no se da el mal radical, y por ende el pecado original y su fuerza devastadora (sobre la que apoya su acción el gran Adversario), la salvación se resuelve en un tranquilo ejercicio de vida moral, la que no vive más de ninguna tensión agónica y no tiene necesidad de algún recurso que provenga de lo alto: "salva el alma" no sería ni más ni menos que una especie de auto-redención. "La salvación del alma depende de la reproducción a nivel interior de la lógica ordenadora que es el principio divino del mundo"; "La salvación del alma no depende de la adhesión de la mente a un acontecimiento histórico externo, como puede ser la muerte de Cristo en la cruz, ni mucho menos depende de una gracia misteriosa que desciende del cielo" (p. 311).

De este modo, la resurrección de Cristo resultaría totalmente superflua. Para Mancuso, ésta "no tiene ninguna consecuencia soteriológica: ni subjetivamente, en el sentido que se salvaría quien adhiriese a ella por la fe, visto que la salvación depende únicamente de la vida buena y justa; ni tampoco objetivamente, en el sentido que a partir de ella nada cambiaría en el vínculo entre Dios y el género humano" (p. 312).

Me pregunto de qué modo son conciliables estas afirmaciones con lo que dice san Pablo: "Si Cristo no ha resucitado, entonces nuestra predicación es vana y vana es también vuestra fe" (1 Cor 15, 14). La confesión de la muerte y resurrección del Hijo de Dios hecho hombre es el "articulum stantis aut cadentis fidei Christianae"!

Al trivializar la soteriología, se produce el vaciamiento del drama de la libertad y la negación de la posibilidad misma de la condenación eterna, pues el Infierno sería un "concepto [...] teológicamente indigno, lógicamente inconsistente, moralmente condenable" (p. 312). Por el contrario, la convicción de la fe católica es que, sin el Infierno, el amor mismo de Dios resultaría inconsistente, porque no se daría ninguna posibilidad de una libre respuesta de la criatura. "Quien te ha creado sin ti, no te salvará sin ti": el juicio de san Agustín reclama la responsabilidad de cada uno frente a su destino eterno.

El conjunto de estas tesis llevará a una opción profunda, la cual emerge a partir de muchas páginas del libro, opción que el autor no dudará en definir como retorno de una "gnosis", presentada en la forma de un lenguaje tranquilizador y consolador, por el que hoy muchos se sienten atraídos.
Original Futbol Tf B Nike 2 Zapatillas Hypervenom Phade 5 tQrshCxd
"Pienso – afirma el autor – que el ejercicio de la razón es la única condición para que el discurso sobre Dios pueda subsistir hoy legítimamente como discurso sobre la verdad" (p. 315). El problema es saber de qué razón se habla: ¿la razón totalitaria de la modernidad, que ha producido tanta violencia en sus diversas expresiones ideológicas? ¿O la razón que el Logos creador ha impreso como imagen divina en la criatura "capax Dei"? Y si de ésta última se trata, ¿cómo se puede absolutizarla hasta el punto de considerar superflua toda intervención de lo alto, como si el "lumen rationis" excluyera la necesidad del "lumen fidei"? ¿Cristo habría venido en vano? ¿La fragilidad del pensar y del obrar humano sería un engaño, para que ninguna debilidad originaria de los herederos del primer Adán se oponga a la fuerza de una razón ordenadamente aplicada?

Otra cosa muy distinta dice el testimonio de san Pablo, al que no puede no remitirse una teología que quiera llamarse cristiana, teología que es preferible a toda apoteosis ilusoria de la razón prisionera de sí misma: "He sido crucificado con Cristo y ya no soy yo quien vive, sino Cristo que vive en mí. Esta vida en la carne la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me ha amado y se ha entregado por mí. En consecuencia, no anulo la gracia de Dios; en efecto, si la justificación viene de la ley, Cristo ha muerto en vano" (Gal, 2 20-22).

La salvación no viene de la ley, de cualquier ley de auto-redención. En realidad, sin el don de lo alto no es posible ninguna salvación. Aquí está la verdad de la fe, su escándalo, que consiste precisamente en su fuerza liberadora, en su ofrecimiento de la vida única y verdadera para "salvar el alma". Pensar de otro modo no es teología cristiana, sino que es "gnosis", es decir, pretensión de salvarse por sí mismo.

__________


El alma y su destino según Vito Mancuso

De "La Civiltà Cattolica" del 2 de febrero de 2008, cuaderno 3783 Favorite Short Originals Superstar Purchase Your Mens Adidas 2EDIH9

por Corrado Marucci S.I.


En su último libro Vito Mancuso (1), docente de teología moderna y contemporánea en la Facultad de Filosofía de la Universidad San Raffaele, de Milán, expone lo que se puede definir un moderno tratado de escatología. En varias referencias esparcidas en el curso de la exposición, él concibe el propio trabajo como “construcción de una ‘teología laica’, en el sentido de un riguroso discurso sobre Dios que pueda subsistir frente a la ciencia y a la filosofía”. Este “discurso” se desarrolla en el texto después del prefacio del cardenal Martini, en el cual éste afirma, entre otras cosas, “oír varias discordancias sobre diferentes puntos”, y un capítulo introductorio, de aproximadamente 50 páginas, sobre las coordenadas especulativas del autor, estructuradas en nueve capítulos que tratan de la existencia del alma, de su origen e inmortalidad, de la salvación del alma, de la muerte y del juicio, de la terna paraíso/infierno/purgatorio y finalmente de la parusía y del juicio universal. Cierra una conclusión y el índice de los autores citados.

Dado el volumen de los argumentos tratados y el estilo enciclopédico escogido por el autor, es prácticamente imposible exponer sintéticamente y comentar las convicciones, las conclusiones, las propuestas, los jalones irónicos y los estímulos diseminados en el texto (2). Nos limitamos aquí a lo esencial, con el riesgo de descuidar cosas que pueden haberle parecido esenciales al autor.


INTRODUCCIÓN


En el largo capítulo introductorio, él expone uno tras otro los puntos cardinales de lo que se propone desarrollar a continuación. En realidad se trata de un conjunto de convicciones y principios en parte definitivamente obvios (en cuanto a la necesidad de adherirse a la verdad, ¿quién alguna vez ha admitido que se pueda argumentar a partir de falsedades o incluso aceptarlas?), en parte necesitados de mucha distinción fina (parecería que para el autor la última instancia de cada argumento está de acuerdo o al menos no en desacuerdo con las ciencias positivas y ello es obviamente discutible, ya que estas están en continuo proceso de auto-corrección y frecuentemente no carecen de preconceptos y de indebidas extrapolaciones). Siguiendo una moda terminológica más acorde a la jerga política y periodística que a la filosófica, Mancuso declara que su referente es la “conciencia laica”, entendiendo con ello, “la búsqueda de la verdad en sí y per se” (p. 9). Sería difícil encontrar algún pensador, de los presocráticos a hoy, que tenga un concepto diferente de verdad: el problema es cómo se puede llegar a la certeza de haber alcanzado tal verdad. Pero quizá, como emerge de algunas de sus alusiones, él está convencido que quien se adhiere a la fe cristiana lo haga acallando las dificultades racionales o inclusive sin pensar demasiado. El autor resume diferentes datos y adquisiciones científicas relativas a la materia, a su equivalencia con la energía, a la evolución, que él considera necesario integrar con el concepto de relación.

En diferentes ocasiones, en este capítulo y también en los siguientes, Mancuso dice querer ser un pensador católico, un hijo de la Iglesia. Es por ello muy extraño que él, en una obra que sustancialmente quiere ser de teología, entre las premisas argumentativas no haga ninguna referencia a la metodología de la exégesis bíblica y a aquella propia de la Iglesia católica. Sobre las consecuencias de esta carencia regresaremos más adelante. Las últimas páginas del primer capítulo se pueden dejar aquí, porque son difíciles de resumir, porque las necesarias críticas serán más evidentes en sus consecuencias sobre los argumentos individuales tratados a continuación.


EL "ALMA ESPIRITUAL"


All Redsport Zapatillas Terrain Adidas Ultraboost VSUpzMEn los capítulos siguientes el autor expone sus convicciones sobre argumentos clásicos relativos al alma y a su destino final. Ante todo, siempre recogiendo de autores del pasado, desde los antiguos egipcios, hasta el reciente Catecismo de la Iglesia Católica, él se declara apertis verbis para la existencia del alma espiritual en el hombre que ha llegado a la madurez (?). Se debe mencionar que con el término “alma espiritual” él entiende muchas cosas, nos parece que más ligadas a conceptos como energía, relación, libertad, creatividad y así sucesivamente, o sea más ligados a la materia, o a los sentidos o también consecuencia de la presencia en el hombre de la dimensión espiritual. Se pueden compartir muchas observaciones, derivadas de los más dispares sectores de la vida, otras oscuras desde el punto de vista conceptual. Pero lo que sorprende es la completa ausencia de argumentos auténticos que demuestren la existencia de aquella realidad que en toda la tradición cristiana se ha llamado alma o espíritu. Obviamente cada demostración vale dentro de un sistema lógico predefinido; pero ya que, como se ha dicho, Mancuso no declara sus coordenadas lógicas, no es posible juzgar sus aserciones. Es obvio que la pura asimilación a las ciencias físico-químicas contemporáneas no podrá jamás ser suficiente para el objetivo, ya que el objeto formal de las mismas está constituido por los datos materiales sensibles y observables.

En la teología sistemática clásica del catolicismo, la demostración de la existencia del alma espiritual era solicitada a la filosofía, como ancilla theologiae. Desde la obvia existencia de la intelección y del consecuente juicio en el hombre — que son operaciones no materiales, sino espirituales — se deducía la necesidad de un principio inmaterial en el hombre, ya que la materia no es capaz de operaciones no materiales. El sustento lógico-argumentativo era dado por la ontología aristotélico-tomista. En cambio, en cuanto a las argumentaciones de Mancuso, no es difícil imaginar que un lector no carente de formación en lógica y en filosofía las encuentre vagas y poéticas (3).

En cuanto al momento de la infusión del alma racional en el cuerpo, el autor, en sustancia, parece hacer suya la teoría de las formas vitales, que la filosofía escolástica había heredado de Aristóteles, como consecuencia del axioma que cada forma tiene necesidad de una materia adecuadamente preparada para recibirla. Pero esa teoría, además de sus dificultades teoréticas, ha sido abandonada por la Iglesia católica, porque las operaciones vitales, vegetativas y sensibles, que se sostenían recurriendo a la presencia en el feto de un alma solamente vegetativa y a continuación solamente sensible, pueden ser tranquilamente atribuibles desde el inicio a la (única) alma racional, como se hace a continuación en la existencia humana madura.

En nuestra opinión, la aplicación del axioma arriba recordado no conduce a alguna conclusión segura, ya que la desproporción ontológica del alma espiritual es total en relación de cualquier tipo de materia; es decir, no es cuestión de grados. Sobre este tema sorprende finalmente el silencio de Mancuso en mérito a toda la serie riquísima de estudios sobre la fisiología del cerebro para verificar si hay operaciones humanas no explicables con las solas propiedades neurológicas (4). Notamos finalmente que varias veces (5) en el curso de la exposición Mancuso atribuye a la doctrina eclesial la idea que para ella el alma es una sustancia, cosa absolutamente errónea: la famosa afirmación por la cual el alma es forma (substantialis) corporis significa que ella no es una sustancia sino un principium entis; la sustancia es la persona humana (6).


EL ORIGEN DEL ALMA


El texto presenta después todo un capítulo (30 páginas) sobre el problema del origen del alma. No obstante el intento de distanciarse también en este punto de las concepciones tradicionales (de las que él cita toda una serie), Mancuso está sustancialmente de acuerdo con la doctrina eclesial prácticamente en todo, con la excepción de la afirmación de que el alma humana es creada directamente por Dios. A propósito se debe recordar que tal doctrina no ha sido jamás definida como dogma de fe; los manuales le dan la calificación de theologice certa. El autor la admite, aunque no explique exactamente el significado de esta nota theologica (7). La consecuencia de este hecho es que la doctrina contraria (en este caso que los padres transmiten el alma espiritual al concebido) es aceptable donde se llegue a demostrar que los argumentos racionales que conducen a la necesidad de su contrario no tienen.

Ahora bien, no nos parece que el autor logre esto, sino que más bien las afirmaciones clásicas sean todavía validas (8), agregando de todos modos que la afirmación por la cual las almas son creadas directamente por Dios tiene también la función de subrayar que lo que nace (con una fenomenología muy variada e inclusive a veces casual) en realidad es siempre algo per se directamente querido por Dios, destinado a dialogar con Él y que por lo tanto no representa jamás un proyecto solamente histórico o factual, sino eterno. Mancuso explota aquí una convicción suya recurrente de que el espíritu, por cuanto es energía, puede derivar de la materia, y replica la oposición clásica entre espíritu y materia, según la cual una es el contrario de la otra. No es el caso reafirmar esta concepción que, una vez entendidos los términos, es obvia; el problema es que aquí y en todo el libro, el autor obra con un concepto de espíritu que no es el del cual habla toda la tradición cristiana. De hecho, afirmar que el espíritu es energía y apelar para esto a la física einsteiniana es una idea, por decir lo menos, extravagante (9). ¿Cómo puede una realidad amplia, mensurable y presente también en las cosas y en los animales, ser espiritual?

A partir de esto, Mancuso había declarado en las premisas su incondicionada adhesión al pensamiento evolutivo y a Teilhard de Chardin. Citando después como ejemplo el conocido manual de Flick y Alszeghy, sostiene que en la argumentación tradicional habría un círculo vicioso; pero por lo menos en la edición final de tal manual (10) todo ello está absolutamente ausente: la inmortalidad del alma es llamada natural desde el inicio, aunque obviamente querida por Dios, por eso los dogmáticos dicen que puede ser creada solamente por Dios. Preanuncio de graves consecuencias éticas es la afirmación de que “en el caso de una vida golpeada por una grave enfermedad o de senilidad aguda ya no existe el alma racional-espiritual” (p. 107): es claro que Mancuso confunde la facultad con su ejercicio (11).


INMORTALIDAD Y SALVACIÓN DEL ALMA


El cuarto capítulo, de 40 páginas, está dedicado a la inmortalidad del alma. Amontonando citaciones y bons mots (a veces poco pertinentes) de pensadores y científicos de la antigüedad, del Medioevo y modernos, Mancuso llega a la conclusión de que no existen pruebas para la inmortalidad del alma (p. 123 y passim). Sin analizar los motivos del dogma, se detiene en la existencia o no de un Dios personal y sus problemas derivados de la pregunta espontánea de perennidad innata en el hombre. La definición del alma como energía, reafirmada a lo largo de todo el texto, impide entender el sentido de las demostraciones clásicas y de las numerosas confirmaciones bíblicas concernientes a la inmortalidad del espíritu humano. No es el caso discutir aquí las afirmaciones individuales del texto, que procede verdaderamente de modo incontrolado (12).

Después el autor considera necesario dedicar el quinto capítulo, de 37 páginas, al tema de la salvación del alma. Ante todo declara que todos los contenidos llevados por el dogma del pecado original (13) deben ser reformulados o abandonados; concretamente Mancuso considera correcto hablar solamente de “pecado del mundo”. Prescindiendo prácticamente de la teología paulina, pero recurriendo a Platón, Anaximandro y Bonhoeffer, considera que debe “volver a fundar” fe y tradición (p. 168). Buscando entonces responder a la pregunta sobre si debemos todavía ser salvados, y — si es que la respuesta es afirmativa — de qué cosa y cómo, el autor explica: “de nosotros mismos de la vida desordenada (en el sentido de sometida a la entropía)” (p. 173). En cuanto al cómo, proclama que “no es la religión la que salva: […] no son los sacramentos, la Misa, los rosarios, las peregrinaciones, las indulgencias, la Biblia” (p. 176), y más aún, “no hay ninguna exigencia de creer en su resurrección de los muertos [es decir, la de Jesús] para ser salvados” (p. 183). Es obvio que estamos a las antípodas de lo que Pablo afirma en 1Cor 15 y en muchos otros pasajes.
De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX
El sexto capítulo, de 18 páginas, está dedicado a “Muerte y juicio”. También aquí, sobre la base de rudimentales referencias a la Biblia (entre las cuales falta el texto principal de Gn 32,17; 3,19), Mancuso define los datos tradicionales como contradictorios (cfr. p. 189); en cuanto al valor de la muerte, básicamente debe ser catalogado entre los que niegan la real problematicidad de la muerte de los humanos (14), posición deforme de la dogmática católica. Sobre el criterio del juicio después de la muerte, en vez de recordar la clásica fórmula paulina de la fides caritate formada, Mancuso prefiere apoyarse en Platón, Marco Aurelio, Pascal, Kant y Simone Weil.

Los cuatro capítulos siguientes, más sintéticos que los precedentes, ser refieren al paraíso, al infierno, al purgatorio, a la parusía y al juicio universal. También para el paraíso, la visión beatífica y la resurrección de los cuerpos, el autor realiza una completa “desmitificación”, argumentando siempre mediante alguno de sus axiomas no discutidos ulteriormente, como la identidad entre espíritu y materia, la concepción del alma como energía y la eterna validez de las leyes físicas. Establece entonces que la distinción entre inmortalidad del alma y resurrección de los cuerpos es “del todo infundada” (p. 223), que la concepción por la cual las almas de los difuntos viven “un letargo similar a la muerte” sería “hoy mayoritaria entre los teólogos y también entre los biblistas” (p. 214) (15) y que “la convicción de que ningún intelecto creado puede ver la esencia de Dios [es] la peor de las herejías” (p. 219), que “la creencia de la resurrección de la carne aparece en su inconsistencia física y teológica” (p. 225) y así por el estilo. No es posible aquí comentar esta cúmulo de afirmaciones también porque las argumentaciones o son oscuras, o solamente señaladas sobre la base de citaciones, de convicciones y frases de pensadores de toda época. Nos limitamos a indicar que, en contexto escatológico, el término “eternidad” tiene dos significados muy diversos, solamente analógicos: si se habla de la de Dios, ella implica la ausencia de toda sucesión y de toda distinción entre esencia y operaciones (16), mientras para los otros seres espirituales el término implica la perennidad de iure, no sólo de facto, pero no excluye la sucesión temporal, lo cual resuelve algunas antinomias que Mancuso cree encontrar en la dogmática católica (17). No obstante el torrente de autores citados, parece que Mancuso no conoce la literatura ligada al concepto de “resurrección en la muerte”, que es la más reciente discusión de carácter escatológico en campo católico (18).

Hablando después del infierno, Mancuso dedica prácticamente todo el capítulo (unas 35 páginas) a refutar el dogma de la eternidad del mismo. También aquí, saltando de Agustín a Tomás, hasta von Balthasar, termina afirmando lapidariamente que “hablar de eternidad del infierno es una contradicción absoluta” (p. 263), además que poco evangélico. Se trata pues de escoger entre apocatástasis y aniquilación de los condenados: después de haber expuesto largamente el pensamiento de P. Florenskij, se queda, por decir así, anceps, después de haber encomiado la antinomia anunciada. El lector notará la falta de análisis de las numerosas afirmaciones del Nuevo Testamento, con la introducción de los errores teológicos que tampoco son leves (19). Precisamos aquí, si fuera necesario, que la doctrina de la apocatástasis, además de haber sido siempre condenada por el Magisterio, es también insostenible si es que se quiere mantener la real libertad de cada ser espiritual también frente a la llamada de Dios.

Después de haber definido el purgatorio como “una saludable invención”, Mancuso afirma que la única modalidad que a él se le presenta “racionalmente legítima” es la de concentrarlo en el instante de la muerte (p. 279). La parusía, en fin, la define como necesitada de ser repensada en su mayor parte (cfr. p. 289). En definitiva el texto sostiene que no habrá ningún regreso de Jesús glorioso; las frases correspondientes del Nuevo Testamento son errores de Jesús y de Pablo. ¡Para Mancuso es simple también explicar por qué “Dios no ha intervenido jamás directamente en la historia” y por qué “no toda la Biblia es palabra de Dios”!


CONCLUSIÓN


Si por teología se entiende la reflexión del intelecto humano sobre las definiciones de la Iglesia, iluminado por la fe en la Sagrada Escritura, entonces nuestro juicio global de esta obra no puede ser sino negativo. La ausencia casi total de una teología bíblica (20) y de la reciente literatura teológica no italiana, además del hecho de asumir más o menos explícitamente numerosas premisas filosóficamente erróneas o por lo menos fantasiosas, conduce al autor a negar o por lo menos a vaciar de significado a casi una docena de dogmas de la Iglesia católica. En paralelo con una relativa pobreza de datos auténticamente teológicos, la técnica de acumular citas de todo el saber humano — además del riesgo de distorsionarles el sentido real según los propios fines, ya que ellos forman parte de órdenes lógicos a veces del todo diversos — no corresponde en absoluto a la metodología teológica tradicional (21).

En realidad no es fácil ni siquiera enlistar todas las matrices que Mancuso alterna y reúne en el curso de la exposición (platonismo, racionalismo gnóstico, cientificismo, eclecticismo y así sucesivamente). En definitiva, lo que domina es el racionalismo convencido de que de realidades de las que no se tiene ninguna percepción sensible o definitivamente sobrenatural se pueda disertar en analogía con las ciencias físico-biológicas. En el contexto de muy notables confusiones sobre la religión y la Iglesia, típica de la cultura mediática contemporánea, este texto nos parece que contribuye a aumentar tal confusión. El autor declara su disponibilidad a ser corregido, pero ello no es fácil, dado el estilo no sistemático y veleidoso de sus afirmaciones, ya que se puede rebatir solamente aquello que está orgánicamente formulado dentro de un preciso ordenamiento epistemológico.
De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX

NOTAS


(1) Cfr. V. Mancuso, "L’anima e il suo destino [El alma y su destino]", Milano, Cortina, 2007, XVI-323, € 19,80. Las páginas indicadas en el texto se refieren a este volumen.

(2) Es lamentable que en una obra teológica hayan tantos títulos como “el depósito del tío Rico McPato” (p. 37) y "Vino y tortellini" (p. 40). En la p. 73 se define al matrimonio como "vínculo químico total de la libertad". Se podría abundar en ejemplos.

(3) Un poco sorprendente es en cambio la convicción del autor según la cual las actividades más claramente espirituales del hombre son “ciencia, arte, música, pensamiento” (p. 64). También a continuación se sostiene que la música es la máxima expresión espiritual del hombre.
Yeezy Up Con Multicolor 3 Botas Season Slap Mujer Media De Punto TcF3lK1J
(4) En este campo de investigación cfr., entre varios otros, H. Goller, "Hirnforschung und Menschenbild", en Stimmen der Zeit 218 (2000) 579-594 (con abundante bibliografía) y H. Schöndorf, "Gehirn-Bewußtsein-Geist", en "Herder-Korrespondenz" 53 (1999) 264-267.

(5) Cfr, por ejemplo, pp. 53, 77, 93, 97.

(6) Recordemos en passant que también para la llamada alma separada, santo Tomás precisa que ella no es persona humana (cfr. Summa Th. 1, 29, 1 ad 5m; Pot 9, 2 ad 14m; Summa contra Gentiles 4, 79).

(7) Tal calificativo significa que una afirmación está necesariamente conectada mediante operaciones lógicas a un dogma de fe; no, como explica Mancuso, "que los pronunciamientos del Magisterio han sido tales que han vuelto a esa doctrina patrimonio seguro de la fe católica" (p. 85).

(8) Para no repetirlas aquí remitimos a la exposición de M. Flick - Z. Alszeghy, "Il Creatore, l’inizio della salvezza [El Creador, el comienzo de la salvación]", Firenze, Lef, 19612, 251 s.

(9) Con la habitual mezcolanza de los géneros literarios, él afirma que "para tener una real experiencia espiritual […] no es necesario […] ir a la Iglesia, aislarse en un monasterio" (p. 87).

(10) Cfr M. Flick - Z. Alszeghy, "Il Creatore…", cit., 183 ss; lo mismo vale para J. Donat, "Psychologia", Oeniponte, 19327, 409 ss.

(11) Más o menos las mismas cosas son repetidas por el autor en otra parte, en las pp. 136 ss.
Superstar Adidas Rojofactory Blanco Outlet Negro Aldaiamujer Ii 4RL3jqA5c
(12) Nos limitamos a notar que no es verdad que con las conocidas pruebas tomísticas de la existencia de Dios se arriba siempre a un ser impersonal, ya que al menos la quinta prueba termina en un ser inteligente, que no puede ser sino personal. El término referido a Dios de universitatis principium, que según Mancuso por ser neutro probaría que se trata de algo impersonal (p. 129), no es usado por Tomás en el contexto de las cinco pruebas, sino una sola vez en Summa contra Gentiles 1,1, 3.

(13) En cuanto a la relación entre el pecado de los padres y el pecado original originario, hacemos notar que Mancuso parece ignorar el conocido ensayo de K. Rhaner "Theologisches zum Monogenismus", en "Schriften zur Theologie" 1 (Einsiedeln, 1964) 253-322. Más adelante (p. 287), con el usual exceso verbal, establecerá que ¡"el pecado original [es] un auténtico monstruo especulativo y espiritual, el cáncer que Agustín ha dejado en herencia al Occidente"!

(14) También sobre este tema hubiera aportado luces conocer el excelente ensayo de K. Rahner, "Zur Theologie des Todes [Para una teología de la muerte]" (QD 2), Freiburg i.Br., 19613.

(15) No se citan nombres concretos, sino la afirmación, en lo que se refiere a teólogos y biblistas católicos, es completamente errónea (ver también los textos citados por nosotros en la nota 18). En realidad fue Lutero quien primero habló de un "Seelenschlaf".

(16) Lo que está perfectamente expresado en la conocida definición de Boecio: "interminabilis vitae tota simul et perfecta possessio". La errónea concepción que Mancuso tiene de la eternidad del espíritu creado retorna frecuentemente (cfr. sobre todo la p. 313).

(18) Cfr la Quaestio disputata "Auferstehung im Tode [Resurrección en la muerte]" de G. Greshake - G. Lohfink (Freiburg, 19825) con nuestra crítica en G. Lorizio (ed.), "Morte e sopravvivenza [Muerte y supervivencia]", Roma, Ave, 1995, 289-316.

(18) El más grave es el de atribuir a santo Tomás la afirmación que en Summa Gent. III, 163 Dios "empuja […] a actuar efectivamente mal. Sin comentarios" (p. 254 s). En cambio el comentario sí es necesario: Tomás continúa en el texto con las palabras "reprobatio includit voluntatem permittendi aliquem cadere in culpam, et inferendi damnationis poenam pro culpa". Climacool Voyager Trail Mujer Adidas Zapatillas Outdoor Tagwx shCrtdxBQ

(19) Señalamos que la traducción del p. Centi de assimilamur con "semejanza" en Summa contra Gentiles III, 51 (p. 218) es correcta (el término italiano "assimilare" es fruto de la evolución semántica); la frase citada (en la p. 207) del "Kleines Theologisches Wörterbuch [Pequeño Manual de Teología]", de Rahner y Vorgrimler (que no es precisamente lo máximo que se pueda citar en tema de escatología) sobre el término "Himmel", según la cual el cielo no sería un lugar, está sacada de su contexto, por lo que —volviendo a leer toda la voz — se corrige en el sentido tradicional.

(20) Basta recordar la siguiente sentencia: "El biblicismo es una enfermedad peligrosa, es la parálisis del espíritu" (p. 279). Ya antes Mancuso había informado al lector que, entre los 73 libros bíblicos, "hay unos banales [...]; algunos son obras maestras absolutas, mientras otros presentan páginas inclusive dañinas para el progreso espiritual de las almas en el camino del bien y de la justicia" (p. 104 s).

(21) Ésta se encuentra bien formalizada y más sólida de cuanto el autor quizá se imagina: véase solamente la pequeña obra maestra, clarísima, de Bochenski, uno de los mayores historiadores de la lógica del siglo XX, titulada “The logical of Religión [La lógica de la religión]” (New York, 1965) y el "Method in Theology [El método en teología]" de B. Lonergan.

__________


El libro:

Vito Mancuso, "L'anima e il suo destino [El alma y su destino]", Cortina, Milano, 2007, pp. 240, euro 19,80.

__________


Los sitios web de las publicaciones citadas antes, en las que aparecieron las dos recensiones:

> L'Osservatore Romano
De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX


> La Civiltà CattolicaPureboost Pureboost Adidas Adidas Adidas Comprar Pureboost Comprar Comprar Dpr Dpr rCdBeWxo

__________


El artículo de Mancuso en "il Foglio" del 22 de enero de 2008:

> La ragione vince, rifare la Chiesa

__________


La recensión positiva de www.chiesa al libro "Il dolore innocente [El dolor inocente]", publicado por Mancuso en el 2002:
FalsificacionesLa Y Realidad25 Sneakers Falsa Gramos n8w0vmNyO
> Cattedra dei credenti. Il libro scomodo d'un teologo fuori le mura (16.10.2002)

__________


POST SCRIPTUM – En la edición del domingo 10 de febrero de "il Foglio", Vito Mancuso ha replicado de este modo a la recensión crítica del padre Corrado Marucci, publicada en "La Civiltà Cattolica":

> "A lui non interessa la verità, interessa il dogma"

__________ De La Adidas Serie Dragon Ball' Y Comercializa Calzado Noticias OZiuPkX


Traducción en español de José Arturo Quarracino, Buenos Aires, Argentina, y Juan Diego Muro, Lima, Perú.



__________
8.2.2008 

NiñaZapatos esAdidas Amazon Complementos Superstar Y ARc4S5L3jq
Vapor Roshe Air Run Zapatilla Venta Corte Nike El InglesLa jLMpqzSUVG
E-mail: [email protected]
Dirección postal: Sandro Magister, "L'espresso", via C. Colombo 90, 00147 Roma

Tipografía de Theo Nelki.

En el encabezado, un particular de los mosaicos de Santa Maria La Mayor, Roma, siglo V, con la representación de la Jerusalén Celeste.

© 1999-2017  Gruppo Editoriale L’Espresso Spa - Partita IVA 00906801006

Tenis Falcon Adidas BlancoMexico BlancoMexico Adidas BlancoMexico Adidas Tenis Falcon Tenis Adidas Falcon A534RjL